jueves, 11 de agosto de 2011

Leopoldo Díaz (1862-1947)


Edición de 1895 de Bajorrelieves.

Dijo Juan Carlos Ghiano:


De los poetas que en Buenos Aires se enrolaron entusiastamente en el modernismo, Leopoldo Díaz fue el más consecuente. Los demás abandonaron pronto la poesía o se desviaron por otros caminos, sin olvidar la lección del nicaragüense ilustre.

(En 16 poetas argentinos 1810-1920, Buenos Aires: EUDEBA, 1960)

El argen­tino Leo­poldo Díaz (1862–1947) fue uno de los pre­cur­so­res del moder­nismo lite­ra­rio en Amé­rica. Abo­gado y diplo­má­tico, pasó buena parte de su vida en Europa. En Fran­cia se sin­tió cau­ti­vado por el este­ti­cismo de los par­na­sia­nos y la inten­ción suges­tiva de los sim­bo­lis­tas, fuen­tes en las que abre­va­ría el moder­nismo. El poeta cubano-francés José María de Here­dia se con­vir­tió en su modelo más admi­rado. Bajo­rre­lie­ves (1895) exhibe de manera sobre­sa­liente dos de los ras­gos que carac­te­ri­za­rían su extensa pro­duc­ción poé­tica: la refi­nada fami­lia­ri­dad con la cul­tura clá­sica y euro­pea, y la maes­tría del autor en la com­po­si­ción del soneto. Uno de estos poe­mas mues­tra el nom­bre de Here­dia en el título; otro, sig­ni­fi­ca­ti­va­mente lla­mado “Sím­bolo”, está dedi­cado a Rubén Darío, la figura emble­má­tica de los modernos.
(En http://inoctavo.com.ar/bajorrelieves-leopoldo-diaz/ )

Lejos de toda pompa, de todo ruido vano...


Lejos de toda pompa, de todo ruido vano,
tallando lentamente los mármoles prosigo;
¡oh, soledad, oh fuente fecunda, te bendigo
aunque la meta es ardua y el triunfo está lejano!

¡No importa! Desterrado del torbellino humano,
la gran visión interna del ideal persigo;
quien niega la divina belleza es mi enemigo;
el que medita y sueña y armoniza, mi hermano.

Todo laurel inclina la hostilidad del viento;
de insomnio y de fatiga se nutre el pensamiento;
alza en la noche su zafir lejana estrella…

Artista, el bloque duro tu genio desafía;
arranca de sus hondas entrañas poesía
y surgirá la estatua deslumbradora y bella.

(de Bajorrelieves, 1895)

Leda


¡Oh hierático cisne, con las alas plegadas,
bogas hacia la rubia y grácil Tantalida,
por enlazar sus mórbidas caderas sonrosadas
y abrevar en sus senos embriagueces de vida!

Sedoso cuello que se tiende en ignoradas
combas de nácar y de felpa, en la dormida
ribera, como tálamo bajo las enramadas,
donde a maravillosas nupcias Leda convida...

Corren suspiros leves como a través de un velo;
sobre el lago silente las tórtolas en vuelo
susurrante se alejan al bosque de citiso.

Y con el ámbar sólo de sus crenchas vestida,
Leda, por las caricias del Ave estremecida,
sonríe, toda blanca de flores de narciso.

(de La sombra de Héllas, 1902)


La copa

Burila de ancha copa sobre metal sonoro
con lenta y dócil mano, triunfal alegoría:
una danza de Ménades -una blanca theoría
de vírgenes- o Europa robada por el Toro.

Un delicado símbolo graba en sus flancos de oro
para que el labio colme su sed en la alegría,
y la visión ahuyente de la melancolía
como de dulces flautas el invisible coro...

Con grácil movimiento de lánguidas sirenas
inclinarán el cuello las ánforas de Athenas
sobre la esbelta copa que cinceló tu mano.

Se escucharán los himnos de los vendimiadores,
y las agrestes ninfas deshojarán sus flores
sobre la cabellera de Anacreonte anciano.

(de La sombra de Héllas, 1902)





2 comentarios:

  1. De Leopoldo Díaz ha quedado marcado en mí desde mi época de niñez "Claro y límpido raudal, es la lengua que yo añoro, la lengua de los versos de oro, y de vibración marcial"

    ResponderEliminar
  2. la poesía :La lengua acastellana,que aprendì en la escuela primaria,ha que dado en mi memoria ,hoy soy una persona mayor ,y ...me agrada recitarla.Sus versos manifiesta bien claro lo bella que es nuestra lengua.11/02/2017

    ResponderEliminar