jueves, 30 de junio de 2011

Rafael Squirru (1925)

Rafael Squirru por Aldo Sessa.

Dijo el autor:

(…) Quisiera transmitirles a mis colegas y en particular a los más jóvenes que no se dejen arredrar por la indiferencia que puede llegar a ser hostil respecto de esta dura pero maravillosa vocación.
Que no se dejen intimidar por ninguna crítica por mas demoledora que pueda parecer; que ausculten sus voces interiores que son las únicas que podrán decirles si el camino elegido es el verdadero y que aprendan a conformarse con la voz de aquellos que merecen su respeto.
Que aunque no es obligatorio huir de los premios tampoco es obligatorio cortejarlos.
Que crean en sí mismos aunque, como lo quiere Kipling, sean capaces de otorgarles sus dudas a los demás. (…)


Dijo Raúl Santana:

(…) Squirru es hombre de gran cultura y erudición, cada suceso provoca en él una excitación y su respuesta. Los elementos que el poeta señala, van incorporándose al poema, casi sin mediación retórica, con crudeza, pero ya transformados, a través de una de las formas poéticas que con mayor frecuencia usa –la imagen- en signos que pasan a formar parte de ese pequeño cosmos que es su obra. (…)


Dijo Edna Pozzi:

Su resistencia, su oponerse a las fomas más obscenas de la oscuridad y el silencio, su compromiso con el tiempo y el lenguaje, son una especie de resistencia en la alegría, porque él cree en las cosas que no convertirán en chatarra, la dura permanencia oponiéndose al caos estéril y a la no-significación.
(En Rafael Squirru, Poesía (1971-1973), Buenos Aires, Ediciones Dead Weight, 1973)
Rafael Squirru con Marta Minujín y Giusiano.

Dijo Ariel Canzani:

Su poesía crece, y lo que es más importante, posee una tecnología de la conducta. Es el dueño de un rumbo loxodrómico que no abandona. En América Latina -con Argentina en particular- los avatares dolorosos, encontrados y sucios de la política que todo lo emputece, lo encuentran siempre colocado entre los que tienen fe y luchan tratando de imponer contra la pompa de jabón lo perdurable y verdadero. Es un franco-tirador tomando partido en bien de los demás. Es una piel autónoma trabajando a toda presión por la comunidad.

(En Rafael Squirru,Poesía (1971-1973), Buenos Aires, Ediciones Dead Weight, 1973)

Rafael Squirru (segundo a la derecha) con André Malraux en 1959.



CUATRO POEMAS

154

Poseso
Por un demonio
De mi ancestro pampa,
Acechador de siestas,
Quebré, Eduardo,
Lo quebrable de tu lanza.

Me llegó a fondo
Tu solicitud de hijo afectuoso
Rebelándose a disminuir recuerdos.

Imposible devolverte
El arma intacta.

Aceptá en cambio
Renovada la madera
En un mismo reclamo
Y respeto por los tuyos,
Aquello que nadie
Puede romper.

(A Eduardo Silberman)

157

Y por qué no?
Citados
Desde el quincunce azteca(*),
En la terquedad obsidiana
De los "tempos".

Nacer
Sin haber muerto?
Y el sol
No rueda hasta la anémona?!

Ya el crepúsculo
Y pronto helado el corazón
Para otras vidas;
Pero ei en vos
Recobra pétalos,
Peldañe espinas
Al presente traspasado.

(*) Cruz formada por cinco puntos, cuatro laterales y uno central, quesimboliza en el pensamiento precolombino el encuentro del cielo y la tierra.

A la línea de Joan Miró

Delgada
Flota
Delimitando golondrinas,
Engordando,
Navíos al espacio.

Corre,
Brinca,
Se detiene
"Full-stop".

Blanca, negra
Fluorescente,
Acaricia en estrella
Un seno de morena.

Escalera al más allá
Escarabajo
Pedúnculo y pelo
Haca el "amour".

Si la camina
Siempre floja
Es por lujo
Que puede permitirse.

(A Marío García Celis)

(De Poesía (1971-1973), Buenos Aires, Ediciones Dead Weight, 1973)

Corazón de Shelley

Sobre la playa
El humo de la ardiente pira
Espasmódicamente
Se eleva el cielo;
Azul-negro
Va consumiendo
Carne y recuerdos.

Aquella pasión temprana
De trágico epílogo,
La reprobación
De los que opinan;
Mágico encuentro y fuga
Con la hija de su maestro,
Peregrinar por tierra ajena,
Hijos pequeños
Que se adelantaron en la partida;
Y por fin tormenta
Naufragio
Y muerte.

Amigos lo rodean.

El más sensible
Reacio al espectáculo
Avanza sobre las olas
Lanzándose a nadar.
El fuego
Reduce el majestuoso cuerpo
A cenizas.

Resta solo el corazón.

Quemándose las manos
Su fiel compañero
Lo arranca del túmulo

Contempla ese sagrario de pesares
Del que sólo brotó
A mor y Belleza.

Corazón de poeta
Al que no pudieron
Reducir las llamas!

(de Números,1977, Buenos Aires: Editorial La Barca Gráfica)

1 comentario:

  1. gran personaje de la cultura, descubridor de talentos, incansable predicador de la calidad en el arte. Squirru - se te extrañará!

    ResponderEliminar